Cuando se produce el fin, definitivo o no, de un movimiento bajista y la creación de un rango lateral siempre se produce incertidumbre. Este sentimiento no es inherente a un mercado en particular sino que es el resultado de la interacción misma entre la oferta y la demanda, cuestión que moviliza este análisis.

En tanto, no nos ocuparemos aquí de cuestiones vinculadas al ámbito de la economía o la política dado que el objetivo será desmenuzar el comportamiento del precio propiamente dicho, sobre todo desde Marzo del año pasado a la fecha.

Existe un debate histórico en torno al comportamiento de los mercados dado que algunas campanas defienden la bandera de la aleatoriedad mientras que otros plantean que el desempeño es esquemático y medible. Cada uno tendrá sus argumentos a favor y en contra pero lo cierto es que todos los movimientos que vemos en el gráfico surgen a partir de una negociación entre compradores y vendedores mientras que la intensidad de dicho comportamiento dependerá de su combustible, es decir, el volumen.

Como en todo análisis, tenemos certezas y dudas por ejemplo es clara la desaceleración del movimiento bajista que se evidencia en el volumen decreciente comparando las caídas de Agosto ’19 y Marzo ’20. De hecho ésta última barra cierra prácticamente un poco más abajo de la mitad reflejando el ingreso de la demanda a mercado para contener la caída del precio. No es casualidad que a partir de ese momento se haya generado una nueva área de valor entre los 421 y 233.

Cuando uno analiza un rango, lo importante es detectar las huellas que van dejando los profesionales en sus movimientos para dilucidar la intención, es decir, entender si buscan acumular o en última instancia continuar distribuyendo como lo vienen haciendo desde el 2018 cuando el Merval alcanzó los 1800 usd.

Luego de este climax que a priori alcanza la oferta, se desarrolla un movimiento alcista que lleva el índice hasta la zona de los 421 donde se encuentra con una oferta agresiva que le impide seguir avanzando. Este movimiento ascendente se denomina Rally Automático (AR) simplemente porque se produce por dos motivos que catapultan el precio al alza:
1- Las compras de los profesionales que comentamos en un principio.
2- El cierre de operaciones cortas de aquellos que creían que la tendencia bajista continuaba.

En este movimiento es interesante remarcar dos aspectos: 1) La clara desaceleración del volumen a partir de la zona de los 400 usd 2) El volumen excesivo que se produce contra la resistencia y que no quiebra (Barra 08-06 marcada con flecha azul).

Debe existir siempre una relación lógica entre el esfuerzo que realiza el precio y el resultado que busca obtener. En este caso, ese incremento de volumen que vimos contra la línea de oferta no buscaba quebrar sino que contenía ventas por eso el precio corrige, vuelve a intentar en Julio y Agosto (con menos volumen inclusive) pero el resultado es exactamente el mismo, es decir, la oferta le dijo a la demanda “hasta acá”. Si no fuese de esta manera, porque todo ese incremento de volumen no generó el quiebre de dicha resistencia? Simplemente porque ese exceso es una señal de la oferta entrando a mercado. "Smart Money don't like high volume on up bars" dice Tom Williams en Master The Markets.

En líneas generales, la demanda acumula e intenta en tres oportunidades superar la línea de oferta. La primera, antes descripta, que finaliza con las ventas del Deal del año pasado y dos posteriores las cuales analizaremos a continuación.

Luego de fracasar en su intento por superar los 421, la demanda se retira ante el avance de la oferta y espera en el soporte de los 265. Allí se producen las primeras compras de este proceso de acumulación menor y hasta se utiliza un engaño (SOW – Sign of Weakness) para absorber liquidez, es decir, es un movimiento que busca quebrar un soporte con poca intención para que la oferta se libere y sea absorbida rápidamente por la demanda.

Sin embargo, el intento mostró mucha debilidad, de hecho, al alcanzar los 380 usd vemos una no demanda (vela ascendente con rango estrecho y volumen decreciente) y el precio cae sin alcanzar la zona superior del rango como sí lo había hecho meses antes. No hay intención.

Por último, la demanda acumula en un nivel superior, zona de los 304 usd y realiza un nuevo intento para superar a la oferta pero en los 421 vemos el mismo patrón que hace exactamente un año: Incremento de volumen contra resistencia que no quiebra y la oferta toma el control. Pero es importante analizar ésta última estructura alcista dado que es la única de los tres intentos que mostró Bullish Volume, es decir, volumen creciente en los movimientos alcistas y decrecientes en las correcciones. Esto es una fortaleza.

Como habíamos mencionado al comienzo, sabemos que finaliza (provisoria o definitivamente) el movimiento bajista pero que existe oferta flotante que limita a la demanda, sobre todo a partir de los 421, pero que ésta mostró cierta fortaleza en el último swing y aquí debemos hacernos la pregunta final: Son estas señales suficientes para determinar si estamos frente a un proceso de acumulación o de re distribución?

Probablemente no y nadie lo sepa, al menos desde el punto de vista de la oferta y la demanda. Pero más allá de esto, lo importante es entender si se produce un cambio de carácter, es decir, si la demanda efectivamente le viene ganando el partido a la oferta y tiene posibilidades de dar el salto al arroyo como señala Wyckoff (JAC – Jump Across The Creeck).

En este análisis intento dejar en claro cuáles son los desafíos que tiene la demanda por delante, en síntesis, para confirmar que estos movimientos representan un esquema de acumulación, obligatoriamente tiene que superar los 421, último bastión que defiende la oferta.

Los profesionales se pueden tomar el tiempo que les parezca necesario hasta tanto una de las partes agote a la otra y se produzca el desequilibrio definitivo pero para que esto ocurra, el movimiento debe llevar intención y aquí radica la importancia del análisis de volumen.
Gonzalo Bouzas