Fabianx

Inversores dan la espalda a los metales preciosos, refugio

TVC:GOLD   Contratos por diferencias (CFDs) sobre oro (USD/OZ)
Los inversores dan la espalda al oro y la plata, tradicionales refugios contra la inflación, ante la posibilidad de que la Fed acelere la retirada de los estímulos en los próximos meses.

La plata registró el pasado lunes 9 de agosto sus niveles más bajos desde noviembre de 2020. Fue una jornada de fuerte tensión en el mercado de las materias primas, que hizo especiales estragos en los metales preciosos.

Los precios de los futuros de la plata tuvieron descensos superiores al 8% durante dicha jornada, situando su precio por debajo de los 23 dólares la onza. Aunque posteriormente recuperó de nuevo los 23 dólares, la plata se mantuvo en sus niveles más bajos del año, tras retroceder más de un 16% desde mediados de junio.

Las caídas de la plata se produjeron en paralelo a una fuerte caída del oro , que llegó a registrar un derrumbe en las primeras horas de negociación, con caídas de hasta un 4% y que también se recuperó en parte a lo largo de la jornada, hasta situarse en el 2%. Ahora mismo, cotiza a niveles de abril, tras ceder alrededor de un 10% en los dos últimos meses.

Los recortes de los metales preciosos se enmarcan en una tendencia de los inversores a dejar de lados unos activos que han sido utilizados como protección ante el riesgo de escalada de la inflación a medio plazo. Tras los sólidos datos de empleo anunciados por EEUU el pasado viernes, los inversores parecen estar asumiendo que la Fed podría empezar a retirar sus políticas de estímulo, allanando el camino hacia una posterior subida de tipos de interés que debería contener la amenaza de una inflación desbocada a medio plazo. Esto ha hecho que el interés del bono estadounidense a 10 años haya recuperado casi diez puntos básicos en solo dos sesiones.

Los bajos volúmenes de negociación de los últimos días, propios del verano, y la ruptura de algunos soportes clave, que hicieron que se tocasen 'stop loss' explicarían la fuerza del movimiento registrado el pasado lunes. Así pues, la tendencia de las últimas semanas deja clara la pérdida de atractivo de los metales preciosos que podría ir a más en las próximas jornadas si la Fed empieza a enviar señales de su disposición a cambiar su política monetaria, quizás en Jackson Hole y los datos confirman la solidez de la recuperación de Estados Unidos.