Llegamos a la resistencia roja. Nada más que eso... y nada menos. Pero por ahora seguimos bien metidos en la figura, tal como comenté esta semana mientras las redes se colmaban de "optimistas" manijeando el famoso "esto se va a descontrolar" que tan simpático suena, pero que también es bastante peligroso para un público que en su mayoría no son del palo bursátil sin entusiastas que creen que cuando una cuenta con muchos seguidores dice algo, por algo es. Y sí, "por algo es", no hay dudas... pero un bróker o un manager de fondos (sean pequeños o grandes) nunca dicen algo "para ayudar a más gente" jaja, de hecho, cuanto más piden "dale RT para ayudar a más gente" debería decir "se buscan incautos a los que empomar para desarmar mis posición"... total, después con "sori" y un poco de tiempo, todo se perdona y en unos meses lo vuelven a hacer.

Por eso digo: ojo con "los optimistas". Y lejos de los pesimistas tirabomba, también. Seamos prudentes, objetivos... y si dejamos de analizar y comentar como si todo el tiempo estuviéramos en la cancha, eso sí que sería bueno "para ayudar a más gente".

Punto aparte.

Abajo de la roja. No con velas pura-mecha, eso sí y esa es una sutil más o menos señal positiva. Pero, de nuevo: miremos la roja... nada.
¿Y cuándo da para realmente para gritar el gol? Mínimo, sobre los 7.60 si somos serios.
Comentario: Bollinger: considerando volatilidad máxima de los últimos AÑOS... los bancos están contra niveles teóricos para tomarse muy en serio.
Comentario: El RSI no se ve particularmente auguroso desde acá... y ¿qué decir de esa cuña que se está desarrollando en todo este impulso?