Los bancos recortan pero se mantienen dentro de la tendencia de corto plazo, lo que sumado al volumen discreto (ballenatos tranqui) invita a creer que los toros no se van.