15:03Nov 26, 2021Reuters

El BCE mantiene el plan para poner fin a las ayudas en marzo, pese a la nueva variante

El Banco Central Europeo mantiene su intención de poner fin a sus compras de bonos de emergencia en marzo, a pesar de la amenaza que supone una nueva variante del coronavirus y el aumento de las infecciones, según afirmaron el viernes los dos máximos responsables del BCE.

Las autoridades mundiales y los inversores reaccionaron con alarma el viernes ante una nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica, y la Unión Europea y el Reino Unido, así como otros países, reforzaron los controles fronterizos mientras los investigadores trataban de averiguar si la mutación era resistente a las vacunas.

Sin embargo, tanto la presidenta del BCE, Christine Lagarde, como el vicepresidente, Luis de Guindos, reafirmaron sus expectativas de que el Programa de Compras de Emergencia para la Pandemia (PEPP) del BCE finalice en marzo, y se prevé que la decisión se tome el próximo mes.

"El PEPP terminará según lo previsto con un tamaño de 1,85 billones de euros (2,09 billones de dólares) a finales de marzo", dijo De Guindos en un evento en España. "Discutiremos las alternativas en diciembre".

Lagarde también dijo en una entrevista con el Frankfurter Allgemeine Zeitung publicada el viernes que el organismo esperaba dejar de comprar bonos a través del PEPP desde principios de 2022.

Antes, en un acto celebrado en Milán, uno de los dirigentes del BCE, Ignazio Visco, se mostró más cauto y dijo que el reciente aumento del número de contagios retrasó "la perspectiva post-COVID".

"La incertidumbre sigue siendo elevada, principalmente como reflejo de una situación sanitaria que ha vuelto a ser fuente de considerable preocupación", dijo Visco, gobernador del Banco de Italia.

Los mercados bursátiles cayeron bruscamente y los inversores revirtieron el viernes sus apuestas de subida de tipos por la preocupación de que la nueva variante pueda eludir las respuestas inmunitarias y sea más transmisible.

El BCE ha previsto que no se suban los tipos de interés el próximo año y algunos de sus dirigentes, como el italiano Fabio Panetta, han pedido que se siga apoyando al mercado de bonos incluso después de que termine el PEPP.

El gobernador del banco central español, Pablo Hernández de Cos, también sugirió el viernes que el BCE tiene otras herramientas para apoyar la inflación en la zona euro, como su programa ordinario de compra de bonos y las operaciones de financiación a largo plazo.

De Guindos, vicepresidente del BCE, también señaló los retos de la nueva variante, el aumento de los casos, así como los cuellos de botella en el suministro, pero adoptó un tono más optimista.

"Tenemos un factor diferenciador, que es la vacuna", dijo De Guindos en un acto en España. "Por eso, creo que el efecto sobre la economía va a ser más limitado, soy relativamente optimista".

Añadió que la economía ha demostrado su capacidad de adaptación a la pandemia y predijo que la actividad crecerá en torno al 5% este año y con fuerza también el próximo.